sábado, 3 de noviembre de 2012

UNA DE TERROR



....Quien no sufría esperando al dentista Zuain. Mirábamos la bajada de la ruta, conocíamos el auto que venía desde Choele. Siempre nos quedaba la secreta esperanza que se le pinchara una goma o que se le enfermara el gato, que se yo, cualquier cosa con tal de que no llegara. Pero llegaba: siempre llegaba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada